Puede ser…

Puede ser que en estos días algo cambie para siempre y nada vuelva a ser igual. Puede ser que mueran viejas estructuras que nos mantenían a todxs presxs. Estructuras rígidas como la prisa. Puede ser que en estos días algo cambie para siempre y nada vuelva a ser igual. Puede ser que el descanso, la tregua, que le estamos dando sin querer a nuestro Planeta, a la infancia, a nosotrxs, a lxs demás… se vuelva un descanso, un cuidado, más conscientes. Puede ser…

Puede ser que cuando esto pase y nuestrxs hijxs crezcan, recuerden de este tiempo las risas y los juegos por toda la casa al escondite con sus hermanxs ¡y con su madre y con su padre…! Puede ser que cuando esto pase y nuestros hijxs crezcan, también recuerden que fue entonces que empezamos a tener tiempo para regar las abandonadas plantas del balcón, o poner semillas a los pájaros… Puede ser que cuando esto pase y nuestros hijos crezcan, también recuerden cuando al fin lo dejamos todo para leerles en voz alta libros de nuestra infancia, que ahora pasan a formar parte de la suya. Puede ser que cuando esto pase y nuestros hijos crezcan, también recuerden que en estos días aprendieron a volver a jugar a construir mundos en su casa con cajas, celofán, tijeras y material reciclado. Puede ser…

Puede ser que en estos días algo cambie para siempre y nada vuelva a ser igual. Puede ser que mueran viejas estructuras que nos mantenían a todxs presxs. Estructuras rígidas, como la queja o la ceguera ante todo lo que ya tenemos. Puede ser…

Cristina Romero

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito